lunes, 24 de junio de 2013

El amor duerme en el pecho del poeta. Federico García Lorca.



El amor duerme en el pecho del poeta


Tú nunca entenderás lo que te quiero
porque duermes en mí y estás dormido.
Yo te oculto llorando, perseguido
por una voz de penetrante acero.

Norma que agita igual carne y lucero
traspasa ya mi pecho dolorido
y las turbias palabras han mordido
las alas de tu espíritu severo.

Grupo de gente salta en los jardines
esperando tu cuerpo y mi agonía
en caballos de luz y verdes crines.

Pero sigue durmiendo, vida mía.
¡Oye mi sangre rota en los violines!
¡Mira que nos acechan todavía!

Federico García Lorca.

2 comentarios :

  1. me encanta este poema. tiene mucha fuerza y ternura a la vez...

    ResponderEliminar
  2. Ya Lorca es un referente del Blog y habrá más ...

    ResponderEliminar