domingo, 2 de marzo de 2014

Benito Quinquela Martín. Una introducción a su obra.


A raíz de una visita al Museo de Bellas Artes de Artistas Argentinos "Benito Quinquela Martín" y el profundo impacto que me produjo, he decidido hacer una entrada introductoria sobre su obra y trayectoria, mi intención es, con tiempo, preparar un artículo más extenso, pero, como eso me llevará algo más de trabajo, deseo incluir ya en el blog un post con él como protagonista.

Desde lo afectivo diré que hallo en mi niñez una conexión muy grande con el artista, mi Tía Olga me llevó, siendo pequeño, a hacer un recorrido por el barrio de La Boca, Caminito, el Puerto y a contarme y mostrarme un poco de la obra de este gran pintor; me sorprendió como recordaba mucho su estética y algunas imágenes siendo que los vi hace muchas décadas atrás, y que, si bien luego el arte se tornó un área de interés en mi vida, la figura de Quinquela había quedado perdida en el recuerdo.

Ver algunas de sus pinturas ya en mi madurez fue una experiencia interesante, recordaba su estilo y también tenía bastante fijas algunas imágenes, pero el significado de las mismas obviamente ahora era otro.


Benito Quinquela Martín (1890-1977), nació en Buenos Aires, su nombre de nacimiento fue Benito Juan Martín, fue abandonado por su madre en la Casa de Niños Expósitos, fue adoptado siete años después  por la familia Chinchella, Manuel Chinchella y Justina Molina.

Si hablamos de lo técnico su formación fue totalmente autodidacta, esto hizo que su estilo no siempre fuese del todo definido si bien muchas de sus obras tienen un carácter claramente impresionista.

Es conocido por la mayoría como pintor pero realizó también gran parte de su obra con la técnica de Aguafuerte (El Aguafuerte es un procedimiento indirecto -o químico- que se realiza con ácidos corrosivos).

Su niñez fue sacrificada, trabajó cargando bolsas de carbón, estas experiencias influirían y serían definitorias en el estilo y temática de su arte, es central en su pintura el tema de los sacrificios de los trabajadores, el proletariado, en sus pinturas las figuras son generalmente indefinidas, mayormente lejanas, siluetas siempre encorvadas producto del peso del trabajo, no solo un peso que es físico y se manifiesta en bolsas, remos, cajas, sino también en lo difícil de vivir en esa época y circunstancias sociales.



Su obra se exhibió tanto en el país como en el extranjero, vendió muchas de ellas pero otras tantas las donó. Con el dinero obtenido de las ventas realizó innumerables campañas solidarias y mejoras en su barrio, una de ellas la Escuela Pedro de Mendoza, que se halla en el mismo lugar donde ahora funciona el Museo Benito Quinquela Martín.



El no haber tenido jamás una educación artística "formal" ocasionó que no pocas veces la crítica le fuera adversa, una de las principales características técnicas de su modo de trabajo fue el empleo de la espátula
en lugar del tradicional pincel.

Como mencioné al comienzo planeo hacer una entrada extensa sobre su vida y obra, de momento les dejo algunas de sus pinturas y aguafuertes para que puedan observar las cuestiones estilísticas, técnicas y de temática que he mencionado en esta entrada, en un próximo artículo incluiré títulos, dimensiones y características de las fotos compartidas.











2 comentarios :

  1. muy buena introducción y selección de obras! me gusta especialmente la del abrazo/beso del hombre y la mujer. si recuerdo bien, creo que se llama Amor en el puerto.

    ResponderEliminar