miércoles, 17 de diciembre de 2014

El príncipe y el mago. John Fowles.

¿Qué es la verdad? ¿Qué constituye lo real?, lo real en el sentido más absoluto y categórico de la palabra ... ¿Cómo saber que lo que pensamos y percibimos es "cierto o verdadero"? ...

Estos interrogantes me han apasionado, preocupado y hasta diré en alguna medida asustado, desde que era niño ... En estos últimos años, al volverme Mentalista (ilusionista) esta preocupación/búsqueda se revitalizó en muchos sentidos ...

Un ilusionista es un artista. El artista, por caminos distintos al de un científico, también trata de transmitir LO REAL, a través de una subjetividad, sí, pero no por ello dicha verdad es menos poderosa o transformadora ... Testimonio de ello es la historia, cuántas vidas se han transformado gracias al arte !!!

Pero, como Ilusionista, mi arte se basa también en el "engaño", especialmente el mentalismo, que es tal vez EL arte del engaño y la "manipulación" ... Pero ningún artista (por más humilde que fuere, como en mi caso) quiere engañar en el sentido "turbio" de la palabra, al contrario, el artista aspira a que sus mentiras lleven a verdades. Es cierto aquello de "aun cuando miente el artista dice la verdad" ...

Estos últimos años pienso casi a diario en esta dialéctica, en lo que implica, en la responsabilidad que se halla en el centro de este dilema ... Y, como suele sucederme, esas dudas e inquietudes tiñen muchos otros ámbitos de mi vida, de mi existencia ...

El mundo de "lo real", ¿no será en última instancia, tal vez, apenas una sumatoria de "creencias"?, más o menos justificadas, sofisticadas o precarias, pero creencias al fin ... 

Parece un peso muy grande, casi que si se piensa, el temor y el terror, golpean a las puertas del alma. ¿Y si no hubiese ni en la tierra un punto firme donde apoyarse?

Entonces ¿qué hacer? Este cuento lo leí hace muchísimos años, mucho antes de volverme ilusionista, pero cuando ya estaba recorriendo ciertos caminos que luego serían "poderosos afluentes" de lo que hoy es una de mis grandes pasiones ...

Espero obtengan de este relato todo lo que yo obtuve, y más ... 




El príncipe y el mago
(de John Fowles)

Érase una vez un joven príncipe que creía en todo, excepto en tres cosas: no creía en princesas, no creía en islas y no creía en Dios. Su padre, el rey, le había dicho que esas cosas no existían.Como no había ni princesas ni islas en los dominios de su padre, y ni un solo signo de Dios, el joven príncipe creía en su padre.

Pero un día el príncipe salió de su palacio y llegó al territorio vecino. Allí, para asombro suyo, desde cada lugar de la costa veía una isla; y en esas islas había criaturas extrañas y turbadoras que no se atrevía a nombrar. Mientras buscaba una barca, un hombre con traje de noche se le acercó por la orilla.

-¿Eso de allí son isls de verdad? -preguntó el joven príncipe.
-Claro que son islas de verdad -dijo el hombre con el traje de noche.
-¿Y esas criaturas extrañas y turbadoras?
-Son todas princesas auténticas y genuinas.
-¡Entonces Dios debe existir! -gritó el príncipe. 
-Yo soy Dios -contestó, inclinando la cabeza, el hombre del traje de noche.

El joven príncipe volvió a casa lo más rápidamente que pudo.

-Así que has vuelto -dijo el padre.
-He visto islas, he visto princesas y he visto a Dios -dijo el príncipe en tono de reproche.

El rey no se inmutó.

-No existen ni islas reales, ni princesas reales, ni Dios real.
-¡Yo los he visto!
-Dime cómo iba vestido Dios.
-Llevaba un traje de noche.
-Se había arremangado las mangas del abrigo?

El príncipe recordaba que sí. El rey sonrió.

-Ese es el uniforme de un mago. Te han engañado.

Viendo esto el príncipe volvió a la tierra vecina, y volvió a la misma costa, de nuevo, se encontró con el hombre del traje. 

-Mi padre, el rey, me ha dicho quién eres -dijo el joven príncipe indignado-. Me engañaste una vez, pero no lo volverás a hacer. Ahora sé que esas no son islas reales ni princesas reales, porque eres un mago.

El hombre sonrió.

-Eres tú el que te engañas, hijo. En el reino de tu padre hay muchas islas y muchas princesas; pero estás bajo el hechizo de tu padre y no las puedes ver. 

El príncipe volvió a casa pensativo. Cuando vio a su padre le miró a los ojos.

-Padre, ¿es verdad que no eres un rey de verdad sino solamente un mago?

El rey sonrió y se arremangó las mangas.

-Sí, hijo mío; soy sólo un mago.
-Entonces el hombre de la costa era Dios.
-El hombre de la costa era otro mago.
-Tengo que saber cuál es la verdad, la verdad más allá de la magia.
-No hay verdad más allá de la magia -dijo el rey.

El príncipe se entristeció y exclamó:

-Me voy a matar.

El rey, con su magia, hizo aparecer a la muerte. La muerte se puso en la puerta e hizo señales al príncipe. El príncipe se estremeció; recordó las hermosas islas irreales y las hermosas princesas irreales.

-Muy bien -dijo-. Creo que lo podré soportar.
-¿Ves, hijo? -dijo el rey-, ahora también tú empiezas a ser un mago.

(De la novela The Magus, de John Fowles, publicado por Jonathan Cape, 1977. Hay traducción castellana: El Mago, Anagrama, varias reediciones).

Este fragmento está extraído del libro Introducción a la PNL, de Joseph O'Connor y John Seymur, editorial Urano, 8ª Edición, páginas 184-186. 


Tapa del libro.

Fuente de la imagen del comienzo:
----------------------

Espero hayan disfrutado del cuento y las ilustraciones, como siempre si lo comparten en las redes sociales, tanto esta entrada como otras, se los agradeceré, hasta la próxima !!!

La cuenta del Blog en Twitter: El Escondite de Orfeo, Twitter.

4 comentarios :

  1. muy buen cuento! la magia es la verdad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad tiene un matiz, dice "no hay verdad más allá de la magia" ... frase provocadora y que me motiva a reflexionar y abrir muchas puertas !

      Eliminar
  2. Genial!! Somos artífices de la realidad que tomamos como tal, por lo tanto, podemos modificarla; ergo...somos magos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el modo en que procesamos "la realidad" y la "alquimia" que hacemos con lo que nos pasa es, a mi entender, la forma más poderosa de Magia !

      Eliminar