lunes, 11 de enero de 2016

Pájaros en la boca, Samanta Schweblin. Reseña de Julieta Manterola.


Samanta Schweblin, Pájaros en la boca,
Literatura Random House, 2015, 141 páginas.


Me lo regaló mi hermano para Navidad. Me dijo que la autora era una escritora argentina que estaba cobrando notoriedad gracias a que había ganado algunos premios literarios en los últimos años. Mi hermano lee mucho, así que confío en su criterio. Le prometí que apenas terminara de corregir unos exámenes que me quedaban pendientes, lo empezaría a leer.

El libro está compuesto por 15 cuentos (más o menos cortos). No sabía por dónde arrancar, así que arranqué por el que le da nombre al libro, “Pájaros en la boca”, que está ubicado más o menos en la mitad (un poco más arriba). Aunque el relato comienza con una especie de discusión o problema de pareja, lentamente va virando hacia lo fantástico, acomodándose muy plácidamente en el terreno de lo perturbador y hasta de lo ominoso… Está perfectamente escrito y me atrapó por completo. Cuando terminé de leerlo, no podía creer lo que había leído. Enseguida empecé el cuento siguiente, “Última vuelta”. Era mucho más corto y fantástico también, pero en un sentido diferente. “El hombre sirena” también tiene un elemento de fantasía pero es medio gracioso. Los otros dos cuentos que me atraparon fueron “La furia de las pestes” y especialmente “Bajo tierra”, que con sucesos muy simples crea un efecto realmente perturbador y un poco terrorífico. Otro cuento muy bueno es “Cabezas contra el asfalto”, que tiene toques de violencia. Magistralmente, la autora logra que uno tema lo peor y tenga miedo de seguir leyendo… “En la estepa”, que cierra el libro, se relata la búsqueda de un hijo, por parte de una pareja. Pero de nuevo, todo es extraño y tenebroso, como si sucediera en este mundo y a la vez en otro, donde las cosas son parecidas al nuestro, pero distintas…

Cuando terminé el libro, empecé por el principio, leyendo el primer cuento, hasta llegar a “Pájaros en la boca”. Me gustaron especialmente “Mariposas” y “Conservas”, que trata del deseo o la fantasía de una pareja de volver atrás un embarazo no deseado. El cuento “Papá Noel duerme en casa” tiene también ciertos momentos graciosos, dentro de los sucesos algo terribles que narra.

De más está decir que el libro me encantó. Tiene de bueno que, aun siendo todos los cuentos fantásticos o perturbadores, no están hechos con la misma receta. Son todos distintos entre ellos. Ningún cuento se parece a otro, ni el elemento fantástico o perturbador es el mismo. Eso me pareció ciertamente un logro. Sin duda, recomiendo su lectura. Les guste el tipo de literatura que les guste, no se arrepentirán de haberlo leído.



Samanta Schweblin. Es argentina de origen alemán. Nació en Buenos Aires, en 1978. Actualmente, reside en Berlín. Su último libro de cuentos, Siete casas vacías, recibió el IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, en 2015.


---------------------------------------



Espero hayan disfrutado de la entrada. Bienvenidos comentarios y sugerencias. Y si les gustó, les agradecería compartir este u otros links del Blog en las redes sociales.

La cuenta del Blog en Twitter: El Escondite de Orfeo, Twitter.

Saludos y hasta la próxima entrada !!!


3 comentarios :

  1. El elemento perturbador parece ser una buena invitación a leerlo...

    Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  2. gracias a vos lili, por tu comentario. besos.

    ResponderEliminar
  3. Hoy leo el cuento que da nombre al libro, y que Julieta recomienda y probablemente el miércoles lo suba al Blog :)

    ResponderEliminar