lunes, 14 de marzo de 2016

Siete casas vacías y Distancia de rescate de Samanta Schweblin. Reseñas de Julieta Manterola.

Sobre el libro de relatos breves Pájaros en la boca, de esta escritora argentina (que actualmente reside en Berlín), escribí una reseña que puede leerse acá (Pájaros en la boca, Samanta Schweblin.). El libro me encantó. Por eso, no dudé en comprarme Siete casas vacías, cuando lo vi en la vidriera de una librería, y mi hermano supo que un buen regalo para mi cumpleaños sería Distancia de rescate, la primera novela o mejor, el primer relato largo de esta autora. Sobre estos dos últimos libros me gustaría hablar aquí.


Siete casas vacías, Páginas de Espuma, 2015, tercera edición, 123 páginas.

Este libro ganó el IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, en abril de 2015. Está compuesto por seis relatos breves y uno más bien largo (el cuarto, “La respiración cavernaria”). Aquí, los cuentos ya no tienen el elemento fantástico de Pájaros en la boca, aunque varios tienen algo o mucho de perturbadores. Como ejemplos, podría mencionar “Mis padres y mis hijos” y “Un hombre sin suerte”. Este último ganó el Premio Internacional de Cuento Juan Rulfo 2012. Ambos relatos juegan con nuestro miedo al abuso, por parte de los adultos hacia los niños/as, un abuso que puede concretarse o no… Están magistralmente escritos. El miedo crece en el lector y uno teme lo peor… Confieso que “La respiración cavernaria” me pareció el más enigmático e indescifrable… Hay algún juego con el tiempo, creo, como si se tratara (en este caso sí) de un relato fantástico, pero debo releerlo con más detalle… Hacia el final, hay dos cuentos que yo llamaría “de amas de casa desesperadas”: “Cuarenta centímetros cuadrados” y “Salir”. En ambos, las protagonistas están pasando por situaciones familiares o de pareja en las que se sienten atrapadas pero de las cuales no saben, precisamente, cómo salir… El libro es muy bueno y no cabe duda de que Samanta Schweblin es una excelente escritora.


Distancia de rescate, Literatura Random House, 2015, cuarta edición, 124 páginas.

Lo leí en una tarde, de un tirón. Literalmente, me resultó imposible soltarlo hasta llegar al final. Está escrito todo seguido, sin capítulos ni espacios. Lo único que va marcando el ritmo de la narración, y que a la vez la aceleran, son las preguntas de un niño que parece un adulto. Le hace preguntas a la protagonista, que está en una sala de emergencias de algún pueblo y que sabe que pronto va a morir. Le hace preguntas para saber el momento exacto en el que empezó todo. El diálogo principal es el de este niño y esta mujer, pero a su vez la mujer va contando, en sus respuestas al niño, el diálogo entre la madre del niño y ella misma. Distancia de rescate es tremendo y nuevamente, magistral. Es todo junto a la vez: un relato fantástico e incluso de terror, un cuento sobre la transmigración de las almas, una denuncia sobre el uso de agroquímicos… y todo funciona a la perfección, de un modo atrapante e increíble. Lo más impresionante son las preguntas del niño, la forma en la que hacen avanzar el relato, que reconducen la narración de la mujer que está por morir siempre hacia “lo importante”, tal como el niño dice muchas veces... Porque eso que es “lo importante” hay que conocerlo lo antes posible, porque ya no queda tiempo… Y esa prisa es la que siente el lector, por eso es imposible dejar de leer…


Si uno gusta más de lo fantástico, puede empezar leyendo Pájaros en la boca. Si gusta más de lo dramático, tal vez sea mejor empezar por Siete casas vacías. De todos modos, cualquiera de los tres libros reseñados (contando Distancia de rescate) es ideal para comenzar a disfrutar de esta gran autora.


Samanta Schweblin. Es argentina de origen alemán. Nació en Buenos Aires, en 1978. Actualmente, reside en Berlín. Su último libro de cuentos, Siete casas vacías, recibió el IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, en 2015.


---------------------------------------


Espero hayan disfrutado de la entrada. Bienvenidos comentarios y sugerencias. Y si les gustó, les agradecería compartir este u otros links del Blog en las redes sociales.


La cuenta del Blog en Twitter: El Escondite de Orfeo, Twitter.


Saludos y hasta la próxima entrada !!!

4 comentarios :

  1. La escritura de Samanta Schweblin parece ser perturbadora...una excelente razón para leerla!!

    ResponderEliminar
  2. desde ya que sí! gracias por pasar y leer :) besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a empezar con el cuento que me recomendaste de la anterior reseña :)

      Eliminar