viernes, 13 de mayo de 2016

Ciudad Laberinto. Obra Teatral. Teatro El Método Kairós.






El domingo fui a ver Ciudad Laberinto, en el Teatro El Método Kairós (El Salvador 4530, Capital Federal) y hoy comparto con ustedes una reseña de la obra. 

Disfruté muchísimo de la propuesta. Si bien la historia de la obra no tiene una de esas estructuras que se pueden arruinar con "spoilers", porque uno podría conocer totalmente el argumento de la misma e ir a verla sin que el disfrute mengüe ni una milésima por ello, procuraré decir sólo lo necesario para entusiasmar a los lectores de esta entrada para que vayan a verla ...

Las fotos que ilustran la entrada son de Camila Blanco, Anahí Pozzati, Ioni Epelbaum y Ana Vega, las tomé del perfil de facebook de la obra (dejo link al final).



La Muerte es asunto de los Vivos ...






¿Qué sucede cuando alguien muere? ... Parece una pregunta de corte religioso, filosófico, incluso metafísico ... Pero no. ¿Qué sucede "acá", en el mundo de los vivos? ... Después de cierta edad, no son muchas las personas que podrían decir que no han pasado por ese proceso de disponer de los que ya no están, de ejecutar y cumplir esas "últimas voluntades" de quienes nos han abandonado ...

En Ciudad Laberinto todo comienza con Juana, una muchacha que ha perdido a un amigo de su niñez, Carlitos (en realidad comienza con una serie de preguntas, pero más adelante hablaré de ello) ... Juana deberá intentar esparcir sus cenizas desde la copa de un árbol que signó la niñez de ambos ... Pero ella, además de su tristeza y del duelo por la pérdida del amigo de su niñez, deberá lidiar con muchos otros problemas.

Es sabido que esos sitios de la niñez que recordamos como lugares cuasi mitológicos y a los que imbuimos de cualidades que tal vez no poseyeron nunca realmente, suelen ser, luego, en la adultez, difíciles de hallar ... 

Todos/as hemos preguntado alguna vez "¿Te acordás de esa plaza a la que fuimos, esa que tenía la estatua y esos juegos tan lindos y raros...?" Las personas que en nuestro recuerdo nos acompañaban no lo recuerdan y lo niegan del modo más pertinaz ... Dudamos. Tal vez los hemos incluido en un recuerdo que no compartieron con nosotros ... Y cuando lo recuerdan, suelen sus memorias diferir de las nuestras. Entonces resulta que no era una plaza, que era un patio público ... Que no fuimos "aquel" verano sino mucho antes o después ... Que los juegos no estaban ahí sino en una pequeña plazoleta a la vuelta ... Y con suerte la estatua era un mural pintado ...




Con todos esos inconvenientes se deberá enfrentar Juana. Con todo eso y, como si fuese poco, con los celos de una hermana (Inés) que tiene no pocas cosas para recriminarle ...





Ciudad Laberinto tiene muchísimos aciertos narrativos y estéticos. El primero y fundamental es el abordaje del tema. Un tema como el que trata la obra suele "empujarnos" a la tragedia, al dolor, al desgarro por la ausencia de los que amamos o supimos amar, de familiares, amistades, parejas, cónyuges ... Ciudad Laberinto nos lleva en un viaje donde la nostalgia está presente, sí, el dolor también, sí ... la angustia incluso ... pero lo hace a través del humor ... 

Desde lo estético, utiliza un recurso que, por lo que he venido viendo es cada vez más común: el uso de proyecciones y dibujos sobre el fondo a modo de escenario, en vez de los clásicos escenarios teatrales. 

Esta elección estética y técnica permite que los personajes interactúen con esos paisajes y el resultado es muy bello ...




De historias, relatos, narraciones y narradores ...






Desde que somos pequeños y nos cuentan nuestros primeros cuentos empezamos a entrar en un mundo maravilloso, el de la literatura y la narración, en el ACTO NARRATIVO ... Y comenzamos a tomar contacto con toda clase de mecanismos y "modos de contar" que luego, en nuestro paso por la escolaridad, nuestros maestros/as sistematizarán, ellos nos darán varias definiciones y conceptos ... Pero, del mismo modo que empecé con una pregunta, acá surge otra ... Algo que la obra nos hace preguntarnos ... ¿Qué es un narrador? ¿Puede haber narración sin narrador? ¿El simple hecho de narrar algo no modifica ya la naturaleza de aquello que es narrado? ...

Son cuestiones mucho más profundas que no pueden ser respondidas con categorías que uno ha ido recogiendo por ahí, a lo largo de la vida, en el colegio, en algún curso o taller literario. El asunto no se resuelve con ninguna etiqueta como las de Narrador Omnisciente/No Omnisciente etc. ...




En Ciudad Laberinto hay alguien que narra, alguien que nos hace preguntas, de modo literal, que nos interroga como público, pero ... ¿quién es? ...

De Juana sabemos poco, y creo que eso es bueno. Juana podría ser cualquiera de nosotros/as en esa situación. De Carlitos igual, es un amigo muerto ... Cualquiera de nosotros mortales podría ser ... SEREMOS Carlitos ... Pero, ¿y el narrador? (la narradora, es una actriz, aunque no hay en su relato ningún condicionante de género, daría lo mismo si fuese hombre o mujer) ...

Hay un momento de la obra en que ella (la actriz que hace de narradora) habla de sí misma, de su rol en lo que estamos viendo, porque ella es quien nos cuenta ... De los muchos grandes momentos, ese fue uno de mis favoritos: un sujeto que se pregunta por su rol ... O al menos que tiene preguntas para hacernos saber que quien narra no puede estar jamás "fuera" de aquello que relata, porque el hecho de narrar, incluso si se utiliza un dispositivo de escritura o lingüístico para "tomar distancia", nos mete de lleno en aquello que contamos ...




Si la Vida es una Historia, tenemos más de un personaje por interpretar ...


En Ciudad Laberinto los actores desempeñan más de un papel (salvo Juana). Los vemos haciendo más de un personaje. Si bien puedo intuir que como todo emprendimiento teatral hecho a pulmón tiene que ver con un tema de recursos, este hecho termina siendo algo maravilloso ...










Así, quien narra esta historia es también una jefa por retirarse ... La hermana del difunto, un empleado al que quieren "ascender" ... pero que intuye, como tantos/as que esos ascensos se pagan MUY caro ...







El destino puede ser un empleado municipal mal pago ...


En este cambio de roles se produce un efecto que me resultó particularmente interesante. Ignoro si fue una lectura mía, personal, o si es algo que se busca deliberadamente en el texto ...

Ese viaje de Juana por la ciudad en busca del lugar "mítico" de la niñez, un lugar del que no tiene dirección y cuyas pistas para hallarlo son más bien escasas, se ve interrumpido más de una vez. Parece que hay "fuerzas" que "conspiran" para evitar que Juana llegue a destino ... Hay un genial mendigo (o algo así) que también es taxista, lo mandan ... no está allí de casualidad. Él desarrolla un papel, pero ... ¿quién lo manda? ... quién narra ... la jefa  ... el destino ... Hay una actriz, sí, pero ¿es la jefa quien narra, o se trata acaso de quien cuenta la historia? ...

Como decía, no sé si fue una lectura personal o si está buscado en el texto, pero creo que da lo mismo ... Algunas cuestiones que plantea ese personaje (o esos personajes, según cómo lo pensemos) sobre el final me hacen creer que hay cosas puntuales para, al menos entreabrir ciertas puertas del pensamiento, para que visitemos "ciertos cuartos" que esconden preguntas ...

En todo caso, ya sea que exista ahí un narrador que "opera" en la realidad, o bien que, al igual que en la vida, sean "roles separados", podemos estar seguros de que incluso si son la misma persona, siempre hay "alguien por arriba, otro jefe" ... alguien con un "despacho más grande" digamos ... Después de todo, y como señalé con el título de este párrafo, bien podría ser el destino un empleado municipal mal pago ...

Juana, que es la única que "es siempre ella", va superando como puede todos estos escollos, escollos que no sabemos si son obras del azar o parte de un "plan" ... En algún punto, sospechamos que la cuestión, al igual que en nuestras vidas, está mucho más allá de nuestra comprensión e intelecto ... Ella carga con todas estas cuestiones, además de sus propias preguntas ...

Y si hablamos de interrogantes supongo que se estarán preguntando ustedes mismos ... "Bueno, pero ... ¿llega Juana al lugar de su niñez?" ... Y me disculparán, pero yo les responderé con otra pregunta ... ¿Se puede volver realmente a los lugares de la niñez? ... Incluso si los hallamos físicamente ¿podemos volver a "aquel lugar"? ...

Vayan a ver la obra, sáquense la duda ... o mucho mejor ... salgan con más dudas de las que entraron !!!









Ficha Técnica de la Obra:



Texto: Julia Di Ciocco, Ana Pepe
Actúan: Julia Di Ciocco, Guillermo Flores, Malena Manson, Lucía Schaab
Diseño de vestuario: Belén Avilés
Diseño de luces: Alejandro Schaab
Animación: Martín Heredia, Alan Ledesma
Audiovisuales: Delfina Margulis
Dibujos: Martín Heredia, Alan Ledesma
Diseño gráfico: María Chevalier, Facundo Lopez fraga
Asistencia de dirección: María Andrea Turdera
Producción: Laura Gorini
Colaboración coreográfica: Ángeles Piqué
Director musical: Magdalena Clavijo, Eugenio "Chuke" Estela
Dirección: Ana Pepe


Página de Facebook de la Obra:



Cuenta de Twitter:



Página Web del Teatro El Método Kairós:



Para reservar entradas:

Alternativa Teatral o a ciudadlaberintoteatro@gmail.com


----------------------------------------------------------------------


Como siempre, espero hayan disfrutado de la entrada. Bienvenidos comentarios y sugerencias. Y si les gustó, les agradecería compartir este u otros links del Blog en las redes sociales.


La cuenta del Blog en Twitter: El Escondite de Orfeo, Twitter.


Saludos y hasta la próxima entrada !!!





2 comentarios :

  1. es realmente muy buena la obra! me encantó! y muy bueno el análisis/reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero esta reseña sirva para que haya personas que se acerquen a verla :)

      Eliminar